La ira

hang-out-1521663_960_720La ira nos dice que no nos hemos ocupado de una herida. Una herida es un dolor presente, mientras que la ira es a menudo un dolor persistente. Si vamos acumulando estas heridas sin sanarlas, nuestra ira crece. Cuantas más se acumulen, más difícil es sanarlas, y con el tiempo ni siquiera se reconoce la ira.

Elisabeth Kübler-Ross