La papallona

Un home va trobar el capoll d’una papallona. Un dia, va aparèixer en el capoll una petita obertura. L’home es va asseure i va observar durant diverses hores com la papallona lluitava, esforçant-se per poder passar a través d’aquest petit foradet.

L’home va pensar que no progressava, que la papallona havia arribat al límit de les seves forces i que no podia seguir avançant; llavors, va decidir ajudar-la.

Va prendre unes tisores i va tallar el trosset restant del capoll.

La papallona, llavors, va sortir molt fàcilment. Però tenia el cos inflat i les ales petites i arrugades. L’home va seguir observant a la papallona, esperant que, en qualsevol moment, les ales poguessin engrandir-se i expandir-se per poder suportar el cos que, d’un moment a l’altre es contrauria.

Però això no va succeir; la papallona va passar la resta de la seva curta vida arrossegant-se amb el cos inflat i les ales encongides, i mai va arribar a volar.

L’home no havia comprès, en la seva bona intenció i compromís per ajudar, que l’obstacle del capoll i la lluita necessària perquè la papallona pogués passar per la diminuta obertura, era la manera en què la naturalesa obligava que el fluid del cos de la papallona arribés fins les seves ales perquè estigués en condicions de volar, un cop alliberada del capoll.

 

600979

La Xamana

29791649_10204375093055520_8373567854097475777_n

Pintura a l’oli sobre tela inspirada en una il·lustració extreta de la xarxa i de la que no sé autor/a.

He modificat colors i materials.

A zones hi ha fons de paper d’or i plata amb oli diluït i porta brillantets de colors damunt les estrelles.

És d’aquelles pintures que no saps ben bé on posar però que em fan passar estones genials mentre les pinto.

L’he anomenat La Xamana perquè és el que em suggereix.

La piràmide de Maslow

piramide-de-maslow-necesidades

Maslow  va jerarquitzar les necessitats humanes. Opinava que es podien ordenar. Per tant, va crear una piràmide amb cinc nivells el cim de la qual és l’autorealització. La forma d’ascendir en l’escala de Maslow és adoptar una actitud activa. Fins que no es satisfan les necessitats bàsiques no es poden satisfer les del següent esglaó. Som els responsables del nostre propi progrés. La motivació és la clau per avançar.

El que un home pot ser, ha de ser-ho.

Abraham Maslow

El elefante encadenado

Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mí como a otros, después me enteré, me llamaba la atención el elefante. Durante la función, la enorme bestia hacia despliegue de su tamaño, peso y fuerza descomunal… pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas clavada a una pequeña estaca clavada en el suelo.

4668808546_c29a92269c_o

Sin embargo, la estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.

El misterio es evidente: ¿Qué lo mantiene entonces? ¿Por qué no huye? Cuando tenía 5 o 6 años yo todavía en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre, o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado.

Hice entonces la pregunta obvia:

-Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan?

No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.

Con el tiempo me olvide del misterio del elefante y la estaca… y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.

 Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta: El elefante del circo no se escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde muy, muy pequeño.

 Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró, sudó, tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo, no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado, y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que le seguía… Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no se escapa porque cree -pobre- que NO PUEDE. Él tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro. Jamás… jamás… intentó poner a prueba su fuerza otra vez…

                                                              Jorge Bucay

Aquí i Ara, Ara i Aquí

Ens hem perdut en el fer, en el pensar, en el recordar, en l’ anticipar: estem perduts en un complex laberint, en un món de problemes. Hem oblidat el que les roques, les plantes i els animals encara saben. Ens hem oblidat de ser: de ser nosaltres mateixos, d’estar en silenci, d’estar on hi ha la vida: Aquí i Ara.
Eckhart Tolle

 

28276461_1698494240217377_7173403523464550805_n